EL REINO DE LA CORRUPCION
Novela de Ciencia Ficción Sociológica

El presente y el pasado se entremezclan en el relato que de la vida social de un país ¿imaginario? hace el conductor a su joven acompañante durante el largo viaje de regreso a casa, después de una ruta comercial de varias semanas.
La acción se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, en el que es posible vislumbrar rasgos característicos de nuestros días y nuestras sociedades.
Después de leerlo nos quedan claras muchas cosas que no debieran de ocurrir jamás. Pero, ¿no pasaron ya? ¿Es un simple novelista el autor? ¿Existe la verdad?

Autor: A. Quijano
DESCARGAR DESDE:

Mediafire

Mega

ALBUM IMAGENES DE ALONSO QUIJANO

El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2012  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Alojado en
ZoomBlog

A tres años vista

Por A. Quijano - 8 de Diciembre, 2012, 22:00, Categoría: General




































Nadie sabe donde estaremos dentro de tres años. Lo cierto es que el dicho de, por sus obras los conoceréis, es absolutamente indiscutible bajo el prisma de la Historia. Así, podemos juzgar a Enrique Plá y Deniel por su obra: Las dos ciudades; que bendijo el extermino y la reconversión forzosa al catolicismo en la España de la criminal dictadura clero-fascista del General Franco. Y con ello la tozudez de la actual cúpula de la clerecía, creando nuevos beatos de los mártires del catolicismo, que la mencionada pastoral criminal Las dos ciudades, causó; en el caso, de que no sea un cuento más de esta casta de enfermos de negro, ya hay teólogos católicos que dicen que es directamente mentira esa cifra de beatificables por esos hechos. El Síndrome de Gastaut-Geschwind es una de las enfermedades que más parásitos ha engordado en el mundo.

A Millán Astray se le recordará siempre por su traducción “al negro” de un texto sobre Bushido y por su memorable “¡Viva la Muerte!”, puesto al servicio de los clero-fascistas y nazis españoles que cerraban así el sur de Europa al servicio de Hitler, con la gran masacre del Pueblo español durante cinco largos años desde el 39 al 44, después del fin oficial de la guerra traída por ellos y promovida con toda su fuerza por la extrema derecha monárquica y la Iglesia Católica, entre otros.

Franco escribió Raza, bajo el seudónimo de Andrade y una larga lista de firmas de sentencias de muerte, “Garrote y prensa” rezaban algunas, era una sentencia para la familia, la prensa despellejaría a la maltrecha familia a la que no le sería suficiente perder al cabeza de familia, los convertiría en verdaderos apestados. El miedo es tremendo. Hace que los seres humanos sean capaces de matar para que los sientan de los suyos, como en las actuales maras. España tiene profundas taras en su base genética. No es de extrañar, con Vallejo Nájera experimentando por hay con genes de colores.

A este tipo lo conocí al principio de las televisiones digitales, aparecía como tertuliano no recuerdo en cual de estas emisoras de la conferencia episcopal, me refiero al Ministro Wert; seguramente será conocido por la obrita ésta del borrador que de la noche a la mañana se ha sacado de la manga, eliminando el borrador sobre el que se debatía anteriormente.

Nadie sabe donde estaremos dentro de tres años. Lo cierto es que si echamos la vista hacia atrás, tras lo pirineos los españolitos hicieron cola para ver entre otras El último tango en París, tan seudo erótica como para el Pueblo lo es la democracia española. Tras aquella empanada mental de represiones católico-fascistas se ocultaba también, el escamoteo de la necesaria claridad mental para distinguir de entre amigos y enemigos. Europa nos echó en manos del dictador y sus jaurías. Se nos encerró, a solas, con todos los matones y criminales deseosos de demostrar que ellos pertenecían a la tribu, como en las maras. Y luego jamás se organizó ruta de ratas alguna, al contrario, aquí murió huyendo de su caza en Argentina, ni más ni menos que Ante Pavelić entre los faldones de la Iglesia Católica. Se nos volvió a echar a los perros fascistas y sádicos criminales de guerra y conversores forzosos al catolicismo.

De esta forma llegaron a la Argentina criminales de guerra y ex colaboracionistas con los regímenes de las potencias del Eje. Adolf Eichmann, Ante Pavelic o Klaus Barbie, por citar solo algunos ejemplos, llegaron a América del Sur por esta ruta y además vistiendo hábitos religiosos. Pavelic, antiguo jefe del estado independiente de Croacia donde fueron exterminados en los campos de la muerte 800.000 personas, había sido contactado según un telegrama del Cuerpo Central de Inteligencia americano en 1947 con el subsecretario del Vaticano de la época, Giovanni Battista Montini, futuro Papa Pablo VI.

Ján Durkanski, ex ministro de Eslovaquia, fue otro de los criminales de guerra que ingresó a la Argentina a través de la vía dirigida por Draganovic y gracias a la intervención de Benzon. Los contactos entre Draganovic y el criminal de guerra Ante Pavelic permiten inferir que éste y sus ocho colaboradores llegados a la Argentina en 1947, siguieron el mismo camino.

http://lanuevavozsocial.blogspot.com.es/2011/09/la-fuga-de-los-nazis-y-la-ruta-de-los.html

Nadie sabe donde estaremos dentro de tres años. Europa, a través de Ángela Merkel y sus aliados de extrema derecha ha vuelto a poner ante los caballos al Pueblo español y los herederos de la filosofía que engendró a la Bestia anterior y la soltó sobre el desvalido Pueblo, vuelven a colocar la piezas en su sitio para la regresión total a la miseria y la esclavitud, que tan eficiente se mostró en la doma y sumisión del único Pueblo que no ha sido liberado jamás de opresores sátrapas y sanguinarios.

Están saqueando al Pueblo español: En la Educación. En la Justicia. En el Trabajo y los Asuntos Sociales. En la Sanidad. En la Economía y el Desarrollo. En las Libertades y Derechos de Reunión y Manifestación.

Nadie sabe donde estaremos dentro de tres años, si se lo permitimos.

Vuelven los años de oscuridad, represión, esclavismo.

Si se lo permitimos.

 

Alonso Quijano