EL REINO DE LA CORRUPCION
Novela de Ciencia Ficción Sociológica

El presente y el pasado se entremezclan en el relato que de la vida social de un país ¿imaginario? hace el conductor a su joven acompañante durante el largo viaje de regreso a casa, después de una ruta comercial de varias semanas.
La acción se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, en el que es posible vislumbrar rasgos característicos de nuestros días y nuestras sociedades.
Después de leerlo nos quedan claras muchas cosas que no debieran de ocurrir jamás. Pero, ¿no pasaron ya? ¿Es un simple novelista el autor? ¿Existe la verdad?

Autor: A. Quijano
DESCARGAR DESDE:

Mediafire

Mega

ALBUM IMAGENES DE ALONSO QUIJANO

El Blog

Calendario

<<   Noviembre 2012  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Alojado en
ZoomBlog

Noviembre del 2012

Tortura mediática fascista

Por A. Quijano - 10 de Noviembre, 2012, 23:21, Categoría: General

El empuje de la extrema derecha real, la que decide la calidad de vida de los pueblos, se hace notar por sobre todas las cosas. Hace solo unas décadas que los convenios entre China y España supusieron el desmantelamiento progresivo del tejido industrial español. Según se liberaban los sectores industriales de las protecciones arancelarias veías hundirse en la mísera el sector implicado y con el las regiones donde más implantada estaba dicha actividad. Yo he sido testigo directo de esta realidad durante décadas y a pesar de que los industriales españoles no conocían aun palabras como deslocalización o globalización, aunque estuviera ya acuñada desde 1983 por una tal Levitt, lo cierto es que las leyes desarrolladas por los socialistas (González como presidente infiltrado, Boyer el socialista y su pupilo, Solchaga. Y la larga lista de infiltrados del primer gobierno del PSOE, de los que quizá dedique algún tiempo un día en ordenar y clasificar sus vidas y hechos, progres todos ellos, muy, muy progres) acercaron hacia el futuro a la industria española, hasta nuestros días; la industria española, con un instrumento al que se llamó "reconversión industrial", fue enfrentada en un violento shock, sector por sector, a su exterminio o adaptación a las leyes de aquella liberación de mercados y capitales, que llevó a la ruina a miles de pequeños y medianos empresarios españoles, sin embargo, al que podía permitírselo o fue bien asesorado, encontró en único sendero que Solchaga y compañía, no habían demolido, el camino de China. Al tiempo, bajo el sofisma del reparto de oportunidades para países en desarrollo y sus pueblos se sembró el germen de la esclavitud, la esclavitud de millones de seres humanos es en lo que se ha traducido la esperanzadora y prometedora palabra, globalización. Desde la frontera de México con las multinacionales que operan en zonas como Ciudad Juárez, donde el valor de una vida es bajo, muy bajo, hasta las fábricas en China de multinacionales como Nike y otras miles de empresas occidentales que se lucran con esta lacra miserable que es la esclavitud de niños y adultos, o Rusia, con más de un millón de esclavos según algunas previsiones, desde la liberalización friedmanita de Putin, y España ahora, esta gente está haciendo que cada vez más habitantes de España se vean obligados a trabajar por lo que le den. Ayer mismo se aprobó en el consejo de ministros de Rajoy el facilitar mano de obra esclava, en forma de estudiantes en prácticas, a las empresas españolas; que previsiblemente harán lo que vienen haciendo desde que se aprobó la nueva ley laboral, despedir a trabajadores que cobran para sustituirlos por estos desgraciados hambrientos; tras la guerra fue lo primero que hicieron, con la escusa de la miseria se inventaron el racionamiento, comías si te humillabas o eras de los suyos. Comenzamos a estar en el mismo sitio. Hace solo unos días, desde la nueva TVE se daba una noticia que daba cuenta de que muchas empresas españolas en China ya se estaban planteando volver a España, gracias a los bajos sueldos de los españolitos. Tengo grabada la versión de la noticia mas trabajada de la segunda edición, la de la primera, claro, te pilla de improviso, pero ya no más. Son las nuevas técnicas informativas, se trata de justificar lo injustificable, esta gente lleva 50 años justificando las masacres en frío durante cuatro años, desde 1939 hasta 1944 que se sabía cual sería al fin el resultado de la Segunda Guerra Mundial, Hitler no ganaría la guerra. Y se le arrancó el uniforme nazi a Suñer, el cuñado de Franco, y se comenzó a enterrar la historia de la vergüenza de España, el resultado de un sangriento golpe militar, al servicio de los esclavistas que sometían al setenta por ciento de la población española de la época a la miseria, el hambre y la subyugación, recordemos que uno de los símbolos emblemáticos del régimen clerofascista fue el yugo y las flechas.  Poco a poco va saliendo a la luz lo que en realidad ocurrió a pesar de apropiarse de los ficheros desde el primer momento, y negarlos hasta la fecha de hoy a las familias de exterminados o desaparecidos. El desmantelamiento de sueldos y derechos laborales hará volver a las empresas españolas de China, ese era el mensaje de TVE, burdo y himmleriano, en su concepto.

Es de sobra sabido que la propaganda es la primera arma de toda guerra y sus elaborados productos, los primeros proyectiles; la España triunfante; el clero fascismo institucionalizado, tuvo un aliado de excepción en Goebbels, el propagandista de Hitler, historiadores británicos aseguran que fue para Franco que pronunció aquello de "una mentira mil veces repetida... se convierte en verdad".  Y para tapar y cubrir tan descomunal sarta de farsas y mentiras se necesitó un cuerpo de ejercito de "comunicadores comprometidos". La Iglesia, una de las partes asociadas al golpe fascista junto a monárquicos, terratenientes y sectores del ejército, que desde el mismo triunfo en las urnas del Frente Popular comenzaron conspiraciones y visitas a Alemania e Italia, centró su estrategia en la formación de los periodistas del futuro entonces, hoy el 70 por ciento de los periodistas en activo se han formado en el CEU San Pablo u otras universidades de periodismo de la Iglesia Católica, es curioso, adoptar el nombre de un tipo que fue pro Nerón y según afirma un catedrático de teología alemán, eunuco, lo que explicaría la actitud absolutamente enfermiza que estos tipos tiene con el sexo y su enseñanza. Por el perfil psicológico de la mayoría de ellos parece que enseñan periodismo de la mismo forma que enseñan su postura ante el sexo, de forma restrictiva y con mucha contención, esto los débiles de espíritu, los fuertes se hacen un hueco rápido en al TDT Party para mantener públicamente grandes sandeces con total naturalidad. Como defender la autenticidad de los más de 15 prepucios de Jesús repartidos por la cristiandad, os aseguro que los creo capaces. Lo cierto es que debido a esto los quinta columnistas se encuentran por doquiera que mires y periodistas jóvenes, con una estética progre, son embaucadas y se prestan a colaborar en un juego sucio que al parecer se practica desde el mismo inicio de la televisión aquí en España. Se lanzan mensajes subliminares a individuos marcados y perseguidos de forma ilegal por distintos "organismos".

Todos hemos sido jóvenes, todos hemos hablado demás en algún momento tonto de nuestra vida. En mi caso, cuando descubrí la verdad de lo que le habían hecho a mi padre, (alguna vez conseguiré su historia clínica, la última vez me costó una encerrona en la misma plaza donde lo tuvieron encerrado y me negaron por tres veces los documentos que yo reclamaba). Las personas normales podemos ser muy previsibles; vas al mismo sitio a tomar el café cuando llegas a una zona, al mismo estanco, al mismo banco. Es fácil montar un operativo. Decía, cuando descubrí la verdad de lo que le habían hecho a mi padre, me hundí, durante más de tres años perdí el control de mi vida porque ésta dejo de tener valor para mí. Me quedé entonces sin familia, porque todos habían dejado de importar y puesto que lo único que me hubiera podido salvar, yo mismo lo había apartado de mi lado, porque mi miseria era solo mía, y no lo expliqué lo suficiente. Debió de pensar que era un desagradecido estúpido, pero fue solo una sobre dosis de amor en estado puro. Mi miseria era solo mía. Yo le llevaba tres años y un mes, cumplí mi 18 aniversario junto a ella, de alguna forma ella también cumplía una etapa de su vida aquel 18 de agosto. Bebí, mi incontinencia fue casi total. En realidad fue la última vez que compartimos un día o una semana. Después la vi otras veces pero la última vez que estuve presente fue un día que nos cruzamos recién muerto mi padre, casualmente, en mi nuevo barrio estuvimos dando tiros de aire en una caseta de feria, me llevé premio que era para ella. El resto de las veces ni siquiera le dirigí la palabra, de las que puedo recordar una fue de mañana, iba con su familia, yo llevaba un mes de mono, hacía ese mes que había decidido volver a ser una persona normal, no podía dejarme ver en aquel estado, hice una finta y huí con destreza, y de la vez anterior, bueno llevaba meses en globo, meses de descontrol total y absoluto. No fui ni cortés. Lo cierto, querida, es que no me imagino a esta mujer, ya en los cincuenta conservando recuerdo alguno de mi persona. No la imagino con poder alguno para tocar los resortes del atropello mediático del que soy victima. Es un atropello porque circula información íntima de una persona sin su consentimiento, una persona no pública, que no ha hecho mérito ni cometido delito alguno y del que es conocida una triste historia relacionada con la TVE de hace cuarenta años. Mi padre cuando entraba en crisis una de sus obsesiones era que desde la pantalla de la televisión, te vigilaban, le pedía a mi madre que juntase las piernas. Tras haber trabajado, si bien como publicista, en medios de masas y conociendo hoy la historia de la psiquiatría española,  y existiendo los episodios de persecución de los que yo mismo he sido victima, añadido a historias que me han ocurrido un par de veces cuando fui a pedir sus documentos al Centro de Documentación de la Diputación de Valencia, con sede en el antiguo psiquiátrico, no puedo descartar absolutamente nada. Jamás sabré si la enfermedad de mi padre fue inducida y fue perseguido durante toda su vida. Y si bien es cierto que la enfermedad existía, soy testigo de ello, también es cierto que todo ello se puede maniobrar, incluido la obsesión televisiva, si hoy, a más de treinta años de muerto Franco se puede, ¿Por qué no entonces? Mi madre lo llamaba "bocas" por algunos conflictos en las épocas de huelgas mineras en la Mancha, donde recibió los primeros electros. No puedo descartar nada. Ni siquiera, que los que si tienen poder para llegar al resorte mediático podrían ser mis presuntos amigos de juventud, aquellos que me vieron hundido por años y oyeron mis batallas de colgado total, gran parte de ellos hijos de policías o militares, a los que he visto en bajezas y miserias que aunque ya las conté en un post, no voy a contar, crecimos juntos, fuimos  a los mismos colegios, pero somos diferentes, yo me gano la vida dignamente, jamás machacaré a nadie para dar de comer a mi familia. Y me temo que en algún momento se me notó. Ha veces tengo problemas para ocultar el desprecio.  Estos te pueden contar todo lo que aquella niña sabía de mí y mucho, mucho más.

La última vez que bajé a Valencia iba a buscar una información al centro de valoración de minusvalías de Valencia. Lo han puesto en el barrio chino, supongo que para dar ideas a las victimas de las políticas económicas del PP en Valencia, muchos están relacionados con éste tipo de España 2000 y jefe de seguridad jurídica de ANESLAS. Como no hay forma de descargar a la persona afectada de minusvalía en la puerta porque han convertido todo en zona naranja que nunca se vacía, estuve más de una hora dando vueltas por el barrio chino, entrando por todas la posibilidades de aparcamiento. ¿Me vio alguien? Seguramente algún corrupto en búsqueda de mordida. Yo me crié por el Parterre, los conocí a todos, propietarios, chulos de bocata unos e individuos peligrosos otros, inspectores de charla chulesca con los propietarios, a todos. Pero yo solo era del barrio, aunque los nazis explotaran en mí contra esa facilidad de relación por mi parte. Nada inicialmente me concernía; tendré que bajar otro día de estos y hacer que la persona con minusvalía camine un largo trecho. Uno o dos días después salí aquí al pueblo de al lado a la compra mensual. No sé aun como interpretar la movida. Circulaba con mi carrito, mi compañera al lado, paramos en una estantería  a ver unos productos, cada vez ve menos, por lo que he adquirido paciencia; detrás de ella pasa un tipo joven, delgado, vestido informal pero de clase media y presiona para acceder a la misma estantería que ocupamos nosotros; soy un hombre tranquilo, cordial, mi tendencia es la de retroceder un poquito para que se acerque a mirar, cualquiera que me observe lo sabe, en los primeros cinco centímetros que hecho el pie para atrás noto el carrito del tipo, me giro le doy con el pié un golpe para girarlo de las ruedas y otro golpe para alejarlo un metro. El tipo me mira, le devuelvo la mirada desafiante y le niego el paso que le ofrecía. ¿Me había puesto una trampa haber si me caía o solo era un tonto del culo? Al salir por caja salió detrás de nosotros, se permitió algo raro con la tarjeta de  crédito y mi cercana presencia en juego, no seguido por ésta que también lo captó, con la cajera. La que no se enteró de nada fue mi compañera. Dos ofensas por nada. Nunca conozco de nada a estos ovnis que me sobrevuelan con cierta frecuencia. ¿Os pasa a todos?

Querida, preciosidad, te están estafando, no me ayudas para nada. Te utilizan para hacerme daño y causarme un dolor de tal magnitud que junto  a la impotencia, se convierte en algo demencial. Y si sabes que haces mal, no entiendo la causa, ¿Temes perder el trabajo? Se valiente, hazlo público y denunciaremos juntos a esos nazis. Puedes acabar como estaban aquí en Canal Nou, periodistas jóvenes y guapas, formadas seguramente en el CEU San Pablo, entre pase y pase gateaban debajo de las mesas del despacho de algún directivo. De verdad que sería una liberación de décadas ya. Lo tengo grabado, eres muy joven y te falta ¿zorrería? No me vendría mal que denunciases a quien te ha enrolado en esta guerra sucia fascista que sufro con total impotencia. Tras lo contado arriba piénsalo ¿en qué me puede ayudar esa mierda? Si no te estafan al menos, dime por qué, no nos conocemos, no te he podido perjudicar en nada. ¿Por qué?

 

Alonso Quijano