EL REINO DE LA CORRUPCION
Novela de Ciencia Ficción Sociológica

El presente y el pasado se entremezclan en el relato que de la vida social de un país ¿imaginario? hace el conductor a su joven acompañante durante el largo viaje de regreso a casa, después de una ruta comercial de varias semanas.
La acción se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, en el que es posible vislumbrar rasgos característicos de nuestros días y nuestras sociedades.
Después de leerlo nos quedan claras muchas cosas que no debieran de ocurrir jamás. Pero, ¿no pasaron ya? ¿Es un simple novelista el autor? ¿Existe la verdad?

Autor: A. Quijano
DESCARGAR DESDE:

Mediafire

Mega

ALBUM IMAGENES DE ALONSO QUIJANO

El Blog

Calendario

<<   Abril 2010  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Alojado en
ZoomBlog

Abril del 2010

Los Hijos de un Estado Fascista

Por A. Quijano - 27 de Abril, 2010, 20:16, Categoría: General

La goyesca imagen, parece ser que finalmente, no surgió de la mano de Goya. Sin embargo sigue teniendo absoluto vigor en nuestros días. Los Estados se nos siguen comiendo, eso si, asesorado por creadores de imagen y científicos de la información. 

































Alonso Quijano

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

En ruinas

Por A. Quijano - 27 de Abril, 2010, 19:22, Categoría: General

Por problemas en el servidor no se ha podido publicar hasta aller, con todo, con lo acelerado que pasa todo por los medios tradicionales, no viene mal, en frio, recordarlo.

Era la tercera vez que intentaba hablar con el dueño o gerente de la empresa y ante la oferta de la persona que me atendía de esperarlo dentro me entretuve observando lo variopinto de los productos resultantes de la actividad de derribo manual. Entonces aun faltaban varios años para que saliese a la luz el grave asunto de la Aluminosis que afectó a toda una manzana de pisos en Paterna, casi 90 familias se vieron abocadas a la intemperie, no hubo responsable subsidiario de aquella felonía. Dos años después en vista de que no era éste el único caso de aluminosis en Paterna, se creó una asociación aun en activo que intenta canalizar las ayudas estatales para que los afectados por esta grave enfermedad estructural de los edificios puedan “en la medida de sus posibilidades” rehabilitar sus viviendas, la Generalitat de Camps, ni la de Zaplana, dan un céntimo de euro o peseta, entonces, para que una familia no se vea en la calle teniendo su casa, como ocurre en estos casos. Yo asistí a un par de reuniones de afectados de aquel bloque de edificios con el ayuntamiento, a las siguientes no acudí, hay cosas para las que se tiene que nacer. Llevaba casi un cuarto de hora de espera cuando me llamó la atención un movimiento entre lo que en principio, de lejos, me había parecido un pila de rejas de hierro, me acerqué. Al fondo cargaban mitad a mano, mitad con toro diesel un camión con lo que parecía madera de baja calidad que se amontonaba en el patio interior,  la mobila estaba bien paletizada en el otro extremo de la nave, del que yo venía, si no fuera por el ruido de éste trasiego seguramente lo hubiera oído antes que visto. En un espacio de no más de tres por dos metros, entre barrotes de hierro, había un león adulto, manifestaba su desagrado con rugidos de baja intensidad, pero casi continuos. Si me vio no dio muestras de ello, me quedé allí un poco atontado por lo que veía. El animal no estaba en buen estado, se le notaba envejecido y, vencido. No solo era una ofensa de carácter humanitario, laboralmente, aquel animal suponía un riesgo absolutamente gratuito. Poco a poco, sin tomar conscientemente la decisión me fui acercando a la puerta de salida. Me marché sin despedirme. Luego me enteré que era éste derribista el que se llevaba los derribos del ayuntamiento de Valencia, España y fue así durante muchos años, aunque él pocas veces ejecutaba, subcontrataba con otro derribista de nombre propio de las comarcas de Valencia norte, quedándose él eso, la parte del león. En la actualidad parece que lo único que ha cambiado es los nombres de algunas empresas, pero son las mismas personas las que se siguen llevando las contratas del ayuntamiento de Valencia, España.

Es curioso cómo el conocimiento de la Historia, ofrece nuevos prismas o enfoques de situaciones actuales que de otro modo serian difíciles de explicar. El salvajismo animal con el que se empleaba la Policía Armada hoy en Valencia contra un  grupo de personas sentados en la calzada, haciendo uso de las “defensas”  contra jóvenes, niños y viejos que defienden sus casas del expolio al que el Pueblo español está sometido desde 1939, en el que el nazismo y la Iglesia vencieron tras el sangriento golpe de estado militar de los generales fascistas, que perseguían implantar, de nuevo, el viejo e injusto sistema de castas que la corona supone para cualquier Pueblo, solo se justifica con su verdadero origen. Su origen es el terror. La Policía Armada fue donada por Himmler a Franco y estrenada con motivo de la visita de éste a España, en el mes de octubre de 1940. Y efectivamente impuso el terror. Por como han actuado hoy es evidente que aunque hayan cambiado las personas que dan las ordenes de “soltar a los perros de la guerra”, el color “chivato” de los uniformes y el nombre, la filosofía sigue siendo la misma. Esto es terrorismo de estado, en estado puro.  Exijo que se me devuelva la firma que di por su sindicación,  no se merecen más dignidad que la que ellos ofrecen al Pueblo.

El Cabañal es un antiguo poblado de pescadores, yo me he criado en Valencia y lo conozco bien. Como conozco bien las leyes del expolio moderno, yo hubiera podido practicarla, pero hay cosas para las que se tiene que nacer. Básicamente consiste en tasar una vivienda por debajo de lo que sus habitantes van a encontrase en el mercado cuando tengan que comprarse una casa, de la que ese acto los hace dependientes. Se tasa una vivienda unifamiliar, reformada no hace mucho por su propietario por cuarenta o cincuenta mil euros y lo obligas a abandonar una casa en la que no se tiene en cuenta la repercusión, es decir, las alturas que se van a edificar en la calle. En el caso de la avenida que se pretende ampliar es de trece, e incluso veinte, alturas. Y la mayoría del poblado estaría quizá en un techo algo inferior pero no menos de diez alturas. Esto se ha practicado en cientos si no miles de PAI’S  a lo largo y ancho de La Comunidad Valenciana, incluso existe una denuncia de una asociación de afectados británicos, por expolio, sino entendí mal ante un tribunal de derechos humanos. Pero lo del Cabañal es que es descomunal.

 Fui allí ha hacer unas fotografías aprovechando que llevé a mi compañera a un centro hospitalario oftalmológico, en el que desde  unas carísimas pantallas LCD, el canal 24 de Canal Nou, daba la noticia de la entrada de las máquinas a derribar casas, muy al estilo “gubernamental” de la cadena de Camps.  No vivo en Valencia. Me sentí como un tirano, la dejé en el coche con la pierna escayolada y me fui a cuatro o cinco manzanas ha hacer las fotografías, con la policía por allí; aunque ya había pasado todo, afortunadamente también había periodistas. Por lo visto y leído, no solo de la servil y “violentable” Canal Nou.

Las fotografías, aunque realizadas con medios muy precarios, son de libre difusión, las hice yo. Lo que se muestra es que están usando máquinas para trabajos que por su naturaleza se deben hacer a mano, para que no se dañen las casas adyacentes. Pero no conseguí a mi entender dar el enfoque que pretendía al tomar las calles enteras, hacia un lado y hacia el otro. Mi intención era mostrar las verdaderas dimensiones de este drama humano. Estamos hablando de las dimensiones de un no tan pequeño pueblo, con no menos de quince o veinte calles paralelas a la línea de costa y no se cuantas veces más ese número en perpendicular a la playa. Es evidente que la zona sería de carácter residencial alto y terciario de lujo, (hoteles, restaurantes, geriátricos, etc.).

La palabra expolio tal y como está siendo manejada por los medios de información y la clase política es insultante,  las casas a restaurar, hay muchas preciosas y son verdaderamente dignas de ser conservadas, pero se obvia el verdadero sentido de la palabra expolio, la del Pueblo afectado, es como si fuera un tema secundario. Las familias, que la muy católica extrema derecha valenciana va a dejar expuesta a la precariedad, la ruina y  la intemperie son solo victimas colaterales de este capitalismo vertical neonazi que las corporaciones están desarrollando, con el apoyo incondicional de los gobiernos de turno, en su área jurisdiccional.  Son evidentes las filosofías de las que somos herederos. Nazismo. Fascismo. Teologías de Sumisión y Esclavismo. Comunismo Dogmático. Eugenesia. Capitalismo Vertical. Hay más.                                                                               El resultado de todo esto es una sociedad profundamente antropofágica. En la que nuestros dirigentes funcionan como Saturno que toma al Pueblo como a sus hijos. Si ayuntamientos, gobiernos autónomos y estatales no trabajan para el pueblo sino contra él, dictando leyes abusivas y usando la fuerza bruta cuando la injusticia se hace insufrible, pese a quien pese, ésta forma de gobierno solo tiene un nombre, fascismo. La democracia es una bonita palabra, pero es una falacia en España. La integridad moral de este país sufre una profunda ruina, que no ha sido creada por cemento defectuoso alguno, la terrible ruina que nos asola a sido causada por la impunidad y una amnistía ilegal que endiosó a miserables enanos morales que llevan desde entonces creando miseria económica y penurias a todo el que no es de su circulo, de su casta y llevan décadas adueñándose del Poder y creando las situaciones sociales de dependencia del Pueblo, como el bloqueo cubano, pero encubierto miserablemente. ¿Será cierto que es necesaria una revolución cada cierto tiempo para la renovación de las sociedades?  Si es así, la que viene será la revolución de todas las revoluciones, jamás la renovación ha necesitado tanta piqueta.

El asunto del Cabañal deja al descubierto la verdadera naturaleza de la democracia española. El expolio continúa. Sacarían los tanques si hiciera falta, lo tuyo les pertenece.

 

Alonso Quijano

 http://www.cabanyal.com/nou/?lang=es


Hoy el servidor no permite meter imagenes. Si clikais, arriba a la izquierda, en "sobre mí", teneis todas las imagenes, publicadas y no publicadas en el blog. 



Permalink :: Comentar | Referencias (0)