EL REINO DE LA CORRUPCION
Novela de Ciencia Ficción Sociológica

El presente y el pasado se entremezclan en el relato que de la vida social de un país ¿imaginario? hace el conductor a su joven acompañante durante el largo viaje de regreso a casa, después de una ruta comercial de varias semanas.
La acción se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, en el que es posible vislumbrar rasgos característicos de nuestros días y nuestras sociedades.
Después de leerlo nos quedan claras muchas cosas que no debieran de ocurrir jamás. Pero, ¿no pasaron ya? ¿Es un simple novelista el autor? ¿Existe la verdad?

Autor: A. Quijano
DESCARGAR DESDE:

Mediafire

Mega

ALBUM IMAGENES DE ALONSO QUIJANO

El Blog

Calendario

<<   Marzo 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Alojado en
ZoomBlog

28 de Marzo, 2009

EL LABERINTO

Por A. Quijano - 28 de Marzo, 2009, 20:06, Categoría: General

       En el principio fue la destrucción absoluta y el exterminio sistemático de toda resistencia, primero física y de cuanto representaba una imagen antimilitar, antifascista; las vendettas se cobraron millares de vidas y los vendidos a precio de “yo soy de los vuestros, aquel, no” mostró la cara más deforme del hombre. Pronto se convirtió en exterminio sistemático de cualquier ideología que pudiera oponer el más mínimo razonamiento a la disensión. Las masas cabizbajas y hambrientas fueron sistemáticamente descabezadas de toda forma de liderazgo, que inspirase cualquier tipo de esperanza de supervivencia física o del espíritu fuera, de la sumisión total al terrorismo de estado, instaurado por los camisas azules, los camisas pardas, los curas armados y, en los primeros cuatro años, los asesores sociales con sus cruces gamadas.

             Las ciencias más avanzadas de la época se pusieron al servicio del terror de estado y en campos de reeducación, se diseñaron nuevas formas de aplicación del Experimento de Dressur al pueblo vencido, descabezado y humillado. Y usando como abono los cadáveres enterrados en fosas comunes repartidas por todo el país y la sangre que corrió formando ríos enriqueciendo la tierra devastada por la hordas fanáticas y sanguinarias, que saquearon durante largos años por doquiera que pasaban, la vida se abrió paso y al igual que en los campos de exterminio hubo supervivientes que adquirieron habilidades innatas que los mantuvo vivos, a algunos hasta el final, aunque no todos fueron liberados, algunos colaboraron un paso más allá de la justificación para la supervivencia ayudando a sus torturadores a torturar, la vida se abrió paso. Así el pueblo experimental comenzó a buscar su alimento donde este se encontraba y las fuerzas de seguridad del estado, vencedoras y exterminadoras, pronto se fueron nutriendo de los hijos de los hambrientos, a los que los propios progenitores animaban a alistarse a las filas de los torturadores. Y desde los cuerpos administrativos de bajo escalafón hasta los más sucios puestos de represión, castigo y ejecución de las masas, se cubrieron con los hijos del laberinto       

 

            Diez años después, los psiquiatras militares que habían implementado tal refinamiento en la sociedad vencida, pasaron de los campos de reeducación y las prisiones de conversión al catolicismo a la aplicación de las doctrinas en las ciudades, los pueblos hacía mucho tiempo ya entonces que estaban encauzados por la Guardia Civil y el cura de cada parroquia, apoyados por las organizaciones locales de “trabajadores sociales”

            El trabajo realizado por la psiquiatría militar y las ordenes religiosas en el país vencido fue de tal magnitud que solo hoy, 71 años después de haber recibido su artífice la autorización del líder nacional para llevarlo acabo, se puede apreciar con claridad en toda su naturaleza.

 

           Tras cuarenta años de dictadura fascista, anacrónica forma de estado en una Europa que imponía duras leyes antinazis en Alemania y mantenía en la vergüenza a las nuevas generaciones de alemanes, estigmatizados por lo que habían hecho primero sus padres y luego sus abuelos. En el país vencido, políticos en activo ensalzan la figura del dictador fascista y veneran a sus gordos obispos que no dan un paso atrás en la defensa del “furer” del país vencido. ¿En que difería del autentico Führer? En poca cosa, excepto en la dimensión global del segundo y que el objetivo de este estaba puesto en el exterior, mientras que el furercito se centró en exterminar a no menos del 5% de la población, en aquellos años, de su propio país vencido; siendo el causante directamente, por el asesinato indiscriminado que se practicó durante el avance en la ocupación de los territorios capturados, sistemáticamente, y los primeros años de exacerbación seudo espiritual, que solo cambió cuando llegaron las primeras dudas sobre si el autentico Führer ganaría la guerra en el continente, o indirectamente, toda la guerra fue la consecuencia de un acto criminal contra el poder constitucional vigente, un golpe militar sangriento mal calculado o ejecutado sin escrúpulo alguno a sabiendas del baño de sangre que ocasionaría. ¿Qué más da?

 

          La ingeniería social llevada acabo por los estrategas de la inamovilidad ha sido genial, amagos de golpes militares en los momentos adecuados, control sistemático de todo centro de toma de decisiones, la aparición en el tempo exacto de políticos estrellas del cambio ha ninguna parte, el control absoluto de los medios de difusión de masas, unos por afinidad y otros por leyes orgánicas, y la falsificación de todo lo que la democracia presuntamente ha avanzado. Junto a órganos represivos armados hasta los dientes, no solo en cuanto a técnicas y material de control disuasorio o contundente de las masas, también en el rearme moral de fuerzas espirituales y políticas impunes de todos los asesinatos masivos cometidos que siguen aun hoy deformando a su antojo la realidad.

       Mientras la policía, los jueces alemanes, observados bajo la lupa del estigma han cuidado las formas y la evolución de la democracia. En el país vencido no existe el rubor, los derechos del pueblo son pura ficción escritos en papeles, que bien podían parecer los que cubrían las paredes de las fachadas viejas cuando nos visitaba el furercito, propaganda de una falsa democracia, que no ha llegado al pueblo. El político de turno se encarga del reparto de la miseria, no de la riqueza, ni del futuro, ni la calidad de vida. Ya nos vendieron todo lo que sus anitas blancas nos metieron en forma subliminar, ratita lista. Ahora solo queda la amenaza velada en cada político que es enfocado por una cámara, ya ni las cámaras amigas, estas que les eligen los colores de fondo y les ponen niños disminuidos cerca absolutamente felices, por el desconocimiento de estos de cómo está gestionando ese ser vil y deleznable su futuro y el de sus cuidadores, los padres, ocultan su naturaleza, su verdadera personalidad se niega a ocultarse; el es parte del mal que nos pudre hasta la medula esta sociedad agangrenada y moribunda de ética social y henchida de poder absoluto y fascismo represor. La persecución del pueblo no afín a las doctrinas de sumisión esclavista al sistema es sistemática y es llevada acabo por profesionales que controlan la evolución social de los afectados con intervenciones directas en su entorno.

Con manipulaciones de expedientes y afirmaciones sin más prueba que lo afirma tal o aquella autoridad. Con denuncias que no pueden llegar a ningún sitio que no sea la criminalización del perseguido que no extienda con agrado la vaselina a su torturador, para justificar así lo injustificable, la persecución sistemática.

En el país vencido, que hoy es un  estado policiaco disfrazado de derecho, puede un individuo desposeerte de cuanto poseas y no darte derecho a defensa alguna, y como de todo te han desposeído no podrás pagar un abogado,  te puedes morir si quieres, no tienes derecho ni ha abogado de oficio que pregunte por qué ni como. Es un poder absoluto que ejercen individuos todo poderosos sobre un  pueblo vencido, estafado y mil veces traicionado. La democracia es una ilusión en el país vencido. La única verdad es la traición y el falso absoluto, que surge con fuerza imponiéndose sobre cualquier otra percepción.

 

Las ayudas europeas al desarrollo local van a parar a las manos de los hijos de lo caciques locales de toda la vida, son canalizadas por los asesores amigos hacia donde ellos quieren que vayan, que ciertamente son los más preparados, han tenido mejor formación, su carácter no ha sido disminuido por la represión ambiente que sí ha afectado a los que estaban en inferioridad “familiar”, perpetuando así la injusticia, la desigualdad, el juego sucio de individuos que se rodean de violencia, con tipos duros no lugareños que aparecen y desaparecen y vuelven aparecer. Ellos siempre ganaban, si no les dejabas apropiarse de tus pertenencias por las buenas venían las denuncias falsas y la criminalización; es la palabra del hijo del cacique, las policías siempre estuvieron con él. A perder siempre tú.      

 

        Un nazismo técnicamente avanzado se ha apoderado de las corrientes políticas internacionales y mientras se dilapidan trillones de dólares en reflotar neonazis políticos, económicamente hablando, ¿Cómo llamarlo si no? El acaparamiento de la riqueza por parte de cuatro familias en cada país lleva a la muerte por inanición de millones de personas. El trafico legal armas de los gobiernos democráticos;  el gasto en todo menos en salvar vidas, ya no de los países “en desarrollo”, la falta de asistencia sanitaria en países europeos y norte americanos que cubra las necesidades de la población, que no se la puede pagar, causa miles de muertes  por la misma causa, el acaparamiento de la riqueza por cuatro y por los rastreros de su alrededor que recogen parte de lo que estos les ceden, es el verdadero problema.

      

       Mientras, el individuo que ya trabajó para el Führer en su juventud, como soldado del ejército nazi, trabaja ahora para los nuevos lideres, mas difuminados. En el nuevo nazismo técnicamente avanzado no va ha haber Nuremberg alguno, sus “contratistas de seguridad” harán lo que deban hacer; se pasea por África promoviendo la transmisión del sida y la muerte de la forma más miserable ¿Cuántas mujeres, sin derecho alguno en estos países, será infectada por culpa de las doctrinas esquizofrénicas de este demente?

      De los 3,1 millones de muertes del sida del año 2005, al menos

2,5 millones lo fueron en África, no menos del 80%. Mientras tanto, según UNICEF, 5 millones de niños menores de cinco años mueren al año en este continente maldito por los neonazis tecnológicos. Pero analicemos estas cifras y pensemos a quien representa Ratzinger.

 

       En diez años salvar a toda esta gente supondría no menos de 60 millones de seres humanos más en el África subsahariana, en veinte, con la capacidad de procreación estimulada por las bonanzas sociales estaría en no menos de 180 millones, si le sumamos los adultos que mueren al día por la misma razón salen cifras que no cuadran con la realidad sociopolítica global asignada a este continente, todo esto se añadiría a su ya muy alto, para la media mundial, índice de natalidad. Hace mucho tiempo que el bien perdió la batalla, si existe algo más allá, agarraos los machos, por que vistos sus representantes aquí….  

 

 Mientras todo esto ocurre, en el país vencido seguirá el curso de la falsificación. Publicidad institucional. Publicidad disfrazada de importante noticia. Publicidad subliminal. Obispos impunes. Y reparto de la miseria y represión neo-fascista, mediática y sin derecho a defensa alguna.  ¿Y a quien le importa? La ilusión europea ha sido asesinada por la realidad. Y para llegar a Estrasburgo se necesita un abogado, que cobra. La falsificación de la falsificación ¡muérete miserable, muérete ya!

 

A. Quijano            

 

 

            

"La palabra Dios no es más que la expresión y el fruto de la debilidad humana, y la Biblia, una colección de honorables leyendas primitivas, las cuales, no obstante, son bastante pueriles"

                           Albert Einstein (Carta a Gutkind, 1954)

RATZINGER, PRIMEROS DE 1943

SIN COMENTARIOS

Permalink :: Comentar | Referencias (0)