EL REINO DE LA CORRUPCION
Novela de Ciencia Ficción Sociológica

El presente y el pasado se entremezclan en el relato que de la vida social de un país ¿imaginario? hace el conductor a su joven acompañante durante el largo viaje de regreso a casa, después de una ruta comercial de varias semanas.
La acción se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, en el que es posible vislumbrar rasgos característicos de nuestros días y nuestras sociedades.
Después de leerlo nos quedan claras muchas cosas que no debieran de ocurrir jamás. Pero, ¿no pasaron ya? ¿Es un simple novelista el autor? ¿Existe la verdad?

Autor: A. Quijano
DESCARGAR DESDE:

Mediafire

Mega

ALBUM IMAGENES DE ALONSO QUIJANO

El Blog

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Alojado en
ZoomBlog

Marzo del 2008

Maria Eugenia Sampallo

Por A. Quijano - 13 de Marzo, 2008, 0:57, Categoría: General

Maria Eugenia Sampallo.

     Tienes un nombre precioso. Solo pensar en viejas locuras, hijas de la condición más miserable del hombre, ponen una sombra sobre él que sin embargo no quiero dejar de compartir contigo, consciente como soy de tu fortaleza de espíritu y con la profunda convicción de que en el muy remoto caso de que esta carta de la que eres destinataria y musa a la vez, llegue a tus manos, comprenderás el sentido de mis palabras y que sobre todo lo demás prevalecerán mis primeras palabras. Tienes un nombre precioso.

         Realmente no tengo derecho alguno a comparar las experiencias de la mayoría de los españoles desde 1975 con la de los argentinos y chilenos, y por que no decirlo, de la mayoría de las países del continente sudamericano en la misma época, todos ellos gobernados por dirigentes profundamente influenciados por las más perversas ideologías nazi-capitalistas, (Stroessner, Trujillo, "Batista" y muchos otros depositarios del poder del imperio) con el apoyo de los que salieron huyendo de la vieja Europa cuando perdieron aquella batalla por el alma de la humanidad que se libró durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente en el continente europeo. Hay una cantidad importante de hechos y estudios históricos no mercenarios que así lo demuestran. Los Estados Unidos de la época, utilizó a La Iglesia Católica, especialmente a un tal Douglas, obispo si no recuerdo mal de Nueva York, el dato exacto está enterrado en uno de los libros que algunos consiguieron publicar poniendo en riesgo vidas y haciendas, que podría consultar por que está por ahí en alguna estantería o caja, pero la exactitud en cuanto a la diócesis desde la que se dirigían las consignas a todas las cúpulas Católicas del subcontinente no tiene más importancia, que la certeza de que cómo en la vieja Europa, el que no la obedeció siguió la suerte de los condenados por los altos designios de imagina que señor; monseñor Romero en El Salvador y otros en Argentina y Chile aunque de menor rango eclesial, pagaron con su vida la oposición a la "decisión final", diseñada desde los poderes económicos y espirituales con poder  para ello. De alguna manera el Mal poseyó a las fuerzas que encarnaron el Bien durante la Segunda Guerra, y el Demonio del Armamentismo, el de la Ambición Desmedida, el de las Desapariciones Forzadas y el de la Tortura y Salvajismo Animal, que puede ser que no sean el mismo, se hicieron con las almas de los que tomaban las decisiones, y aún hoy siguen poseyendo a los que toman las decisiones en el planeta; las medicinas sirven los intereses bastardos de las Corporaciones Propietarias, todas ellas dirigidas por individuos poseídos por el Demonio de la Peste.  Podría demostrarte otros cientos de casos de posesiones malignas que condicionan severamente el futuro de todos nosotros.

          Aquí en España, (el país de origen del Juez que ha hecho posible que tú tengas la posibilidad de hacer pagar a los que destruyeron tu futuro, el que realmente te pertenecía con tus padres biológicos, y el futuro y la existencia de estos), no se pudo hacer. Un individuo con tenebrosas ideas sobre la Eugenesia, diseñó el futuro de la sociedad española durante los años de reconversiones forzosas al catolicismo, campos de concentración y exterminio, fusilamientos que se extendieron en el tiempo hasta 30 años después; hambrunas masivas de control y dominio de la voluntad y otras técnicas siquiátricas que han llegado a nuestros días, por que aquí nada cambió, nada más que los nombres de los órganos Franquistas, el resto quedó en su sitio, la democracia española fue controlada desde la farsa y el absurdo. La familia católica, educada en la más de las perversas técnicas siquiátricas, obediencia ciega a un señor todo poderoso, dueño de tu ser, de tus vástagos, propiedades y pensamientos, dueño y señor de tu trabajo y voluntad última de respirar. Vencida por el hambre propia y la de los hijos, por la entrega absoluta al poder del Terror Fascista de Franco y los curas, monjes y monjas que estuvieron codo a codo con los carniceros, con los ladrones de hijos, ejerciendo ellos mismos de ladrones de niños y convirtiéndolos a su doctrina, sucia de sangre y del negro de humo de los millones de almas que ardieron en todas las hogueras de la Inquisición.

Aquí ahora hablan de pecados, de libertades mal entendidas. Mientras, te imponen el no poder borrarte de las listas de los bautizados cuando aún son bebés, con la complicidad de un Gobierno, cogido por las posesiones que la Iglesia conservó tras los largos años de rapiña sobre un pueblo cautivo, prisionero y humillado durante varias generaciones, oficialmente 40 años, realmente van 70, si no hay verdad no hay honor, solo queda el poder de las Fuerzas del Estado que se imponen con saña a toda disidencia. ¡A callar coño, que estáis en Democracia!  

Si después de lo que hicieron aquí en España y poco después en Europa, no hubiesen quedado impunes sus pecados, posiblemente no hubiesen llegado a Argentina y el resto de los países de su entorno.

Suerte. Vosotros aún estáis a tiempo de hacer pagar a los verdugos sus "pecados".

Tienes un nombre precioso, perdóname. 

      


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

El Hijo del Padre

Por A. Quijano - 5 de Marzo, 2008, 20:45, Categoría: General

Las cosas habitualmente no son lo que parecen. Yo me he criado en Valencia capital. Los recuerdos de esta ciudad no pueden ser buenos, no por sus políticos y sus curas, de los que he tomado conciencia real de la dimensión que tienen en las provincias valencianas de adulto y limpio de toda mierda química o “natural”, cosa que en Valencia me fue muy difícil de mantener, en los años 70 y 80 las drogas blandas y el alcohol eran un problema tan gordo para las “autoridades sanitarias” como lo es hoy, sobre el “caballo” cubriremos un tupido velo, pero nadie hablaba de ello por la televisión. Los botellones se hacían en medio del campo, sobre todo en los círculos de “niños bien”, hijos de militares, hijos de policías, de abogados y de numerarios de sectas de siniestro origen, en ellos, se mezclaban las “litronas”, se llenaban cajas de zapatos de “canutos” y se disponían mantas en el suelo para colocar a los que fueran cayendo, y a la señal convenida comenzaba “la fiesta”. Aquella era la cultura imperante.  

Mis primeros recuerdos de la ciudad es la vida en soledad transitando por un callejón, cuando iba y volvía del colegio, en el que incluso fui agredido en varias ocasiones por un tipo que era hijo o al menos trabajaba en el almacén, creo que de pieles, que había al final de la calle en el rincón, Baixauli o algo así se llamaba el tipo, yo debía de estar muy al principio de mi segunda década de vida si no en la primera aún y él al principio de la tercera, o muy cerca de llegar a ella; aquel valiente me llego a disparar con un rifle de aire comprimido; me cazó con mi propia cartera del colegio, arrojándomela a los pies cuando intenté huir, y ya en el suelo me disparó la primera vez a la cartera que mantenía como escudo, en la que conservaría el agujero durante bastante tiempo, el segundo no me hizo herida, aunque me dolió mucho, debió ser de bastante lejos ya o de rebote, en la parte de atrás del muslo, mientras corría despavorido, yo nunca he sido muy valiente, nunca he tenido la protección de nadie. En la caída de la cartera me hice en la rodilla un corte que sangraba bastante,  no me dieron puntos a pesar de que aun hoy tiene medio centímetro de ancho por casi tres de largo. Recuerdo muy vagamente que me tuvieron con el pié encima de una silla; no recuerdo haberle contado a nadie lo ocurrido, de hecho aquel valiente me siguió acosando durante mucho tiempo. Quizá la provocación no fuera para mí. Nada pude hacer para evitarlo un día que yo no estaba en casa, hubo una extraña movida en la escalera de mi casa y mi pobre viejo acabó de nuevo en Padre Jofre. Nunca me sonó muy bien la historia que me contaron, me dijeron que había intentado tirar por el balcón a la vecina, pero si se conoce la casa es bastante improbable que se pueda llegar al balcón desde la entrada, por la escalera podría ser creíble, por el balcón, es sonoro, pero poco creíble. Se puede hacer chiste con que todos hubiésemos querido tirar a aquella vecina por el balcón, pero maldita la gracia.  Luego parece que tuvo otro arranque en el Hospital Clínico, allí intervino la policía y le pegaron, los valientes. Yo afortunadamente no estaba por que a las fichas policiales que tengan mías, debieran haber añadido otras muy feas, no sabéis lo que exacerban los ánimos las perdigonadas en el culo.  O directamente me hubieran matado, en la familia de mi padre, que no estuvo vinculada en forma alguna con las fuerzas de seguridad de la  época de Franco, hubo por lo menos un muerto por policías fuera de servicio, en los mediados 80.  En España fichas policiales, abiertas u ocultas, tiene todo el mundo. Hay una curiosa anécdota reciente sobre un conocido político catalán que evidenciaba persecución.

Padre Jofre, como yo lo recuerdo, era básicamente un patio de reclusión en el que convivían enfermos psiquiátricos de distinto grado, algunos de ellos daban verdadero terror, a los ojos de un niño. El patio era rectangular con asientos de obra recubiertos de azulejo en los extremos, la parte más cercana era la destinada a las visitas, allí estaba la capilla y las salas de visitas y un amplio hall, en el fondo del patio había otras dependencias en las que, no se cómo, un día me aventuré y descubrí cosas desagradables, camillas de inmovilización  con correas de fuerza y camisas de fuerza, un olor desagradable, no sé si lo recordaría de volver a encontrarme con él.

 En cierto modo aquella desagradable realidad, me ha venido estos días a la cabeza con unas imágenes de televisión con la intervención de los antidisturbios, todos ellos con mucha casta; se ponían frente a una manifestación de a todas luces nada agresivos manifestantes y usaban la fuerza, como eso, como una descomunal camisa de fuerza; con la televisión de testigo, un policía golpea chulesco la cara del único manifestante que levanta la voz, no hace nada más que hablar, otro grupo de antidisturbios saca a uno de los que parece ser de la organización que se dirige a ellos , va con chaleco reflectante, y allí solo le meten tres o cuatro porrazos y se lo quedan en su lado.

 Es la democracia española, copiada en tantos países fascistas. Todas las ciencias humanas, más corruptas que nunca, han colaborado en este engendro, España ha inventado la Democracia Perfecta, lo que se oye no coincide con lo que se ve, el aturdido Pueblo, hablo del Pueblo que emite el voto, está con una descomunal empanada mental. Se vota entre política de derecha liberal, que dicen ahora, o extrema derecha; por que ese es su papel, cuanto más a la derecha derive mas margen a la derecha le deja a la otra derecha, parece un juego de palabras pero no lo es.

 

Se lleva hablando de terrorismo tanto tiempo que en las encuestas, manipuladas o no, (no importa demasiado, si sucia e ilegal es la manipulación de los datos, más sucia e ilegal es la manipulación de la mente, de los sentimientos de las personas) se antepone a problemas graves que sí afectan directamente al pueblo en unos parámetros estadísticos absolutamente desproporcionados para la posición que ocupan en esas encuestas.  Esto no es nuevo y si bien es cierto que hay otros países en los que este juego sucio es aun mas grave, el terrorífico Estados Unidos surgido del 11S hace un uso despreciable del justificado terror de su pueblo al terrorismo internacional, pero a mí no me importa lo que hagan con ese pueblo, a Bush lo eligieron ellos y a su paso marcan su especial Paso de la Oca. En 1984 Orwell, que recordemos que fue militar británico y que le perdonaron menos su novela que si hubiese vendido la formula de la bomba atómica a los rusos, para ocultar públicamente las plumas, que no sabremos jamás si tenía por que murió en la más absoluta indigencia, abandonado a su suerte y en esas condiciones hasta las plumas se pierden. Orwell en su novela nos muestra una sociedad hambrienta de todo, controlada en todo, en la que el individuo es sometido hasta el punto de incluir en su código penal el delito de pensamiento; una sociedad en la que las cuchillas de afeitar son motivo de una suerte de contrabando, porque el acero se usa para la guerra que desde que se tiene uso de razón enfrenta a continentes enteros, guerra de la que hay un parte diario de escucha obligatoria y que al final no queda muy claro si realmente existe. Lo que sí queda claro es que el  gran hermano lo ve todo.  No es nada nuevo llevar a la perversión conceptos sociales que debieran ser desterrados de las sociedades sanas, siempre que se las quiera sanas. El paro, si es un verdadero problema para el pueblo. La seguridad ciudadana, no exactamente la derivada de la problemática del terrorismo excepto en Euskadi, si es un verdadero problema para el pueblo. El que este último enero haya subido la imposibilidad de hacer frente al pago de las hipotecas en un 130%, si es un verdadero problema para el pueblo. Los medios de comunicación “ Esos vehículos siempre algo sucios por los que circula la información” que decía en Extraviados, Jean Paúl Barón, bajo seudónimo, algo de lo que disiento profundamente, quizá fuera así en su época, hoy son los creadores, lo que no sale en los medios de comunicación, no existe, de lo que se deduce que la información no circula por ellos, sino que fluye de ellos, ellos la crean y la direccionan y la que no es propia, pues hay que entender que cada medio responde a los intereses de sus dueños o benefactores, la condicionan a sus lectores. Los psicólogos saben perfectamente que quiere oír, o leer,  o ver y oír el consumidor de cada medio (los psicólogos están tan en el Mercado como el resto de los depositarios de las Ciencias Humanas, historiadores, psiquiatras),  de cada cadena o emisora, de hecho aún de vez en cuando, los profesionales del marketing encuentran algún espacio por cubrir, y funciona igual para un producto alimentario de nuevo diseño, (para lo que tienen diseñadores estudiando continuamente la posibilidad de crear “nuevas” necesidades, haciendo experimentos de fusión, yogurt con mermelada, queso con chocolate, flan con bizcocho, hay un largo etcétera, cada año se introducen varios de esos proyectos de “nuevas” necesidades, de los que solo alguno consigue no ser nominado, expulsado del mundo de luces de las estanterías y las góndolas), que para un medio de comunicación o una campaña política. Aunque el trabajo intensivo, se lleva acabo todos los días en los medios de comunicación, especialmente en la televisión.

Las ciencias de la información han avanzado en paralelo a los servicios de información en la mayoría de países de nuestra esfera y son usados por estos para intereses propios más o menos confesables. Este poder en manos no apropiadas puede llevar a personas no condenables por delito alguno a ser sometidas a castigo continuo y permanente, esto ejercido por un país no depurado de sus desviaciones sádicas para con el Pueblo, puede llevar a personas absolutamente inocentes de cualquier delito a sufrir un verdadero suplicio de persecuciones, en directo y con total impunidad, que sin duda es la yaga que se pretende tocar; es conocida mi posición al respecto, un país que no ha depurado jamás sus órganos de decisión, policiales, judiciales, médicos colaboracionistas de todas las especialidades y cuerpo funcionarial en general, tiene difícil entender según que conceptos de la democracia; el 23f de 1981 se abortó un golpe militar, por que nadie iba a abortar el económico, estaba todo perfectamente atado.

Entiéndase que no se trataba de fusilar o encarcelar, se trataba de apartar de la posibilidad de decisión, eso es lo que hubiese significado la diferencia, no se trataba de maltratar a los abuelos y herederos, sino de apártalos de los mandos, con eso simplemente se hubiera repartido un poco lo que tras el genocidio atesoraron, y aun hoy atesoran con la cantidad de marionetas que mueve el dinero, del poder real ni hablemos. Evidentemente no debí influir o interaccionar con el cuarto poder, no debí enviar los correos  a los distintos programas de la televisión del estado respondiendo a personajes impresentables por el bien de una mínima salud social, la otra ya no tiene solución, con el truco político de las competencias el Pueblo ha perdido de vista al verdadero enemigo, al que causa las bajas, mientras miramos hacia los Catalanes, o los Andaluces, o los Aragoneses, o a ETA, las bajas van en aumento desde hace treinta años que se manipula absolutamente toda la verdad relevante para evaluar la calidad de la vida y la democracia en España, cosa que sin la entrega y la participación directa de los depositarios de otra de las Ciencias Humanas, la más corrupta de ellas, debe ser por el uso, lo que se usa mucho se vigoriza y afina el mecanismo de funcionamiento; pero no en Las ciencias de la Información; los poderes pardos de toda la historia, le tienen el garfio bien metido y como en un circulo vicioso y perverso, los partidos políticos, la iglesia e intereses económicos de todos los pelajes y colores de tendencia, han hecho de ella la mas promiscua, humillada y mil veces maltratada, vendida y prostituida de las Ciencias Humanas, que el ser humano del siglo veinte a convertido en Ciencias de Sumisión.

Aun hoy están en circulación los colaboradores de aquellos que me esperaban de regreso a mi casa, no puedo evitarlos, violan mi intimidad cuando les parece y nada puedo hacer evidentemente para evitarlo, aquí no cabe cual niño asustado armarse de lo mas grande que se pueda llevar encima. Cuando lo desean violan los derechos que en teoría se recogen en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ha no ser torturado psicológicamente. Esto es llevado acabo sistemáticamente desde hace más de veinticinco años. Motivó el intento de salir del país en varias ocasiones huyendo de ella.

El primer intento serio fue en un intento de encontrar barco mercante en el País Vasco que fracasó, me quedé sin dinero de subsistencia antes de encontrar embarque y aterido de frió, curiosamente sin hambre, pesaba más la derrota, regresé a Valencia. Volví a caer enfermo de humillación.

 En el segundo intento ocurrió algo reseñable que marcaría una nueva forma de contacto sucio y que de una forma u otra ocurrió en incontables ocasiones, si bien es cierto que durante esta tortura se pierde la posición de tal manera que es imposible diferenciar una simple casualidad, de las que sin duda todos hemos pasado, a cuando existe algún tipo de operativo, es muy ventajosa para los operadores por que con poco esfuerzo la mente del sujeto es condicionada a ver lo que no existe en coincidencias que la misma vida conlleva, con lo que una intervención clara e indiscutible de vez en cuando crea unas secuelas o replicas de absurdos sin intervención alguna.  Había un anuncio de prensa para un trabajo, entendí yo, el anuncio no sabré jamás si estaba mal redactado a propósito, efectivamente en el se usaba la palabra misionero, pero también trabajo, lo que para una persona normal significa, empleo a cambio de un sueldo, el trabajo era para África o Sudamérica. Había que acudir a un pueblo de Madrid que se llamaba Casarrubuelos, en la provincia de Madrid. Como siempre en aquellas fechas el viaje lo hice en autostop; cuando llegué a Madrid había anochecido, aún así intenté no parar hasta llegar a mi destino para no tener que pernoctar,  cuando caminaba por la avenida de la salida sur, por donde me habían indicado en busca de una gasolinera, pasó en dirección opuesta un coche de policía, supongo que local por que no reconocí los colores de la vestimenta de corte militar, por entonces estaba de moda vestir de forma paramilitar a las policías locales, ni los del vehículo; pasados unos metros frena en seco con un aparatoso derrape y tira marcha atrás a toda pastilla los metros que había pasado de largo, salen dos tipos nerviosos del vehículo uno de ellos esgrime una pistola rara que luego he visto en alguna película, una mini metralleta, me la pone en la boca y me grita que no me mueva, el que parece conservar mejor el tipo, que conducía, se mantiene observando a un lado, me pide la documentación a gritos, la metralleta temblaba tanto como él, me hubiera gustado saber de donde le venía aquel temblor y nerviosismo, levanto las manos y le grito que se tranquilice, que llevo la documentación en el pantalón en el bolsillo trasero y que voy a sacarla. Interviene el veterano, me saca la cartera y por primera vez en mi vida me esposan junto a un chaval que llevaban en la parte de atrás del vehículo, el chaval muy excitado solo repetía “muy bien tío, tranquilo” lo dijo tres o cuatro veces seguidas.  Después de usar la radio tras unos minutos de espera me desengancharon del chaval y el “veterano” me devolvió la cartera esbozando algo parecido a una excusa.

Mi destino resultó ser una comunidad religiosa que no pagaba el trabajo que ofrecía en prensa, efectivamente buscaban misioneros, aun así de no habérseme insinuado un ambiente de trabajo exclusivamente masculino, que no de abstinencia, posiblemente me hubiera quedado, tan mal estaba socialmente que solo por huir de la prisión existencial en la que entonces me encontraba, me hubiera quedado. Supongo que algunos se quedaban con ellos, el ambiente era amigable y cordial y en las calles, entonces, había mucha gente al límite de la existencia, con miedo de no encontrar el camino. Aquella noche me dieron cobijo y cena y por la mañana, después de desayunar inicié el regreso. Yo  si conocía mi camino, simplemente no lo encontraba. En el regreso me cogió un camionero que llegaba hasta Utiel, ya en la provincia de Valencia. El estado anímico era importante para hacer autostop y no siempre se tenía ese ánimo. No me había gastado nada excepto el valor de dos o tres cafés con leche así que decidí ver los horarios del tren y el precio del billete. El precio del billete era aceptable y pasaba unas tres horas después. Compré el billete y me fui haber si encontraba donde tomar o comer algo. Era media tarde cuando me acomodé en un bar del pueblo a unos quince minutos de la estación y dejé pasar el tiempo. Hace mucho tiempo de todo esto y la única referencia temporal para ubicar el momento de mi vida en que ocurrió esto es la muerte de mi padre en las navidades de 1980, y después del 23 F de 1981. Al llegar a la estación era noche cerrada, no recuerdo la hora, en la sala de la estación donde se expenden los billetes había tres personas, una joven totalmente aislada en su libro, un chico de mi edad, aunque yo lo viese mucho más joven entonces, y un hombre de unos cincuenta años, tenía un cierto parecido con mi padre, el pelo de mi padre era inimitable, fino y entre castaño y rojizo que peinaba perfectamente hacia atrás, era inimitable, pero en los rasgos, de alguna manera le encontré un parecido razonable; había algo extraño en su comportamiento, al cabo de unos minutos de observarnos y tras una cierta insistencia en llamar mi atención, desconecté y salí al andén, al poco salió el tipo y vino a pocos metros de donde yo me encontraba, no hubiese pasado de una débil anécdota carente de merecimiento de recuerdo alguno, de no se por las únicas palabras que pronunció poco antes de ver aparecer las luces de la locomotora. “yo no sé nada, me han dicho que estuviera aquí, si no tendré problemas”. Es como si se hubiera sentido culpable al ver mi expresión. Aunque esto último no sé si es exactamente lo que dijo, si es el significado de lo que quiso decir. El tipo aquel no subió al tren al contrario que el chico y la chica. En tres horas es un gran trabajo. Fue la primera vez de otras muchas circunstancias digamos incomodas, pero hasta que no dejé de estar solo, cinco o seis años después, que pude comentar con alguien estas “apariciones” o situaciones “anómalas”, no tuve la certeza absoluta de que las anomalías no ocurrían en mi interior, fuera lo que fuera lo que controlase aquellas movidas, les ocurría también a las personas que viajaban conmigo. Sigo como entonces necesitado de abandonar el país y como entonces, con las capacidades de evolución recortadas por intervenciones fantasmagóricas que unas veces desde la cercanía y otras desde las ondas me recuerdan que no tengo escapatoria, ni donde librarme de su permanente presencia y posición de dominio sobre cualquier empresa que emprenda. Aunque la herencia evidentemente no es la enfermedad de mi padre, la herencia es el Fascismo, presente en cada intento de evolución, presente de nuevo como un maldito fantasma en cada mensaje subliminal del locutor de turno ese día, con la chuleta que vincule cualquier parte de la información del día con la historia real de este país de cultura fascista tan arraigada que nos hace volver a todos a nuestro orígenes, “tu eres el hijo de…”. Y efectivamente lo soy, soy el hijo del que habéis negado el expediente primero a mi madre y luego a mí de su historial medico desde los primeros electroshock. Aunque pongáis a los mercenarios armados de plumas (estilográficas), de micros y cámaras y mensajitos, aunque pongáis mercenarios armados de viejas leyes confusas para confundir al pueblo y así alimentar a todas las viejas bestias que desde que el hombre descubrió la sumisión, el esclavismo intelectual y la necesidad de impedir el libre pensamiento, lo han devorado. Aunque al final el único camino que me dejéis sea dejaros con vuestro país. Yo seguiré siendo el hijo del padre, por grande que sea vuestra chistera de traiciones y miserias. Y aunque busquéis la forma de callarme con malas artes y sucias patrañas, débiles como los sollozos de un niño maltratado física y psicológicamente de tantas formas como se os ha pasado por vuestra mente, sucia del sufrimiento de millones de victimas silenciadas y criminalizadas.          

 

Esta es la democracia exportada, lo que se muestra es tan falso como sus estadísticas, que condicionan sus prioridades y las de un Pueblo aterido o deseoso de ser más que el vecino, profundamente condicionado por profesionales sin escrúpulos, capaces de todo por seguir conservando sus privilegios. Todos ellos conocen exactamente las consecuencias de sus actos; los administradores del sistema sanitario saben exactamente cuales son las consecuencias de que un bulto en una mama espere tres meses a ser tratado; o los muertos que genera el tapón en la lista de espera desde el momento en que se decide el paciente a ir a su médico de familia, que llaman ahora, hasta el momento que comienza a ser una estadística en lista de espera, por que hay asuntos médicos, que entre radiografías y especialistas, cada uno con un mes mínimo hasta especialidades que tienen lista de espera de nueve meses, llegan directamente tarde, mientras tanto crean divertimento extra para que el Pueblo mire hacia muertos ajenos.  Es la condición humana que tanto gusta de explotar a estas democracias altamente tecnológicas psicología y psiquiátricamente hablando, que ya alguien describió cuando Hitler y sus secuaces asolaban Pueblo tras Pueblo, “Primero vinieron a por mi vecino de arriba que era comunista, pero yo no soy comunista, después vinieron a por mi vecino de al lado que era homosexual, pero yo no…, “  Si, sí,  lo sé, no es exactamente así, ¿pero a que lo habéis reconocido?  Pues tampoco el autor es el que  creéis. Esa condición humana que llevan tantos años alimentando, es el instinto de supervivencia, “a ver si no me pasa a mí”, no importa lo que le pase al de al lado mientras a mí me vaya bien. Eso es lo que está a punto de acabar con la humanidad tal como la conocemos. Ellos saben exactamente el efecto que causa en un ser humano todo tipo de interacción social, y ellos saben exactamente lo que están dispuestos a hacer para que todo siga donde quieren que estemos. Aquí en Valencia se promueve incluso una suerte de vergüenza social del tipo de “cada uno lo cuenta según le va”, y no en vano, en una cultura dogmatizada, semi-analfabetizada, que no es que no sepan leer, no digo yo tanto, pero las leyes complejas y el uso del miedo por quien sabe, hace “milagros”.  

Nos cogerán de uno en uno sin derecho a defensa alguna y nos acusaran de lo que ellos nos quieran acusar, por que de ellos es el poder. Mientras machacan nuestras neuronas con sus pobres, viejos y desgastados argumentos de siempre en forma analógica o digital, ya sabéis eso del collar. Ocultando la realidad al resto del Pueblo, que todavía no le ha llegado el turno de ser Desahuciado, Encerrado, Perseguido, De mil formas humillado, Maltratado Psicológicamente, Criminalizado sin opción a defensa alguna, Porque la calle, la televisión, los trabajos, la intimidad, la democracia, es de ellos.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)