EL REINO DE LA CORRUPCION
Novela de Ciencia Ficción Sociológica

El presente y el pasado se entremezclan en el relato que de la vida social de un país ¿imaginario? hace el conductor a su joven acompañante durante el largo viaje de regreso a casa, después de una ruta comercial de varias semanas.
La acción se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, en el que es posible vislumbrar rasgos característicos de nuestros días y nuestras sociedades.
Después de leerlo nos quedan claras muchas cosas que no debieran de ocurrir jamás. Pero, ¿no pasaron ya? ¿Es un simple novelista el autor? ¿Existe la verdad?

Autor: A. Quijano
DESCARGAR DESDE:

Mediafire

Mega

ALBUM IMAGENES DE ALONSO QUIJANO

El Blog

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Alojado en
ZoomBlog

16 de Julio, 2006

La cultura católica

Por A. Quijano - 16 de Julio, 2006, 0:37, Categoría: PRINCIPAL

Tercera Parte

La cultura católica, apostólica y romana ha impregnado a la sociedad española en todos sus estratos sociales, contagiando su miseria incluso a nivel de familia; la familia católica, analfabeta y con mucha necesidad de todo lo básico, que es de los poderosos, de los afectos al poder y un poco, de los capaces de proteger con su "capacidad de violencia" las propiedades de los poderosos y sus allegados; es el primer núcleo a beneficiar si la familia es de los propios y de los tan rendidos y humillados que son capaces de alinearse con el vencedor; es así mismo el primer núcleo al que dominar y con el que ejercer una represión despiadada y "hereditaria", si la familia es de los irreductibles o de los que no se les supone derecho a rendición alguna, sino la sumisión absoluta, para mayor gloria de los propios.

Conocer la historia del pueblo español y la iglesia y los poderes españoles, es  como oír en una voz en off  la Parábola de la Mina, cuyo autor es Pablo de Tarso, el fundador, el que se nombró primer Papa cuando la mayoría de los verdaderos apóstoles, que al contrario que el si conocieron al Jesús histórico,

habían sido exterminados:

"Os digo que todo el que tiene se le dará y al que no tiene, incluso lo que tiene le será quitado. Cuanto a esos mis enemigos que no quisieron que yo reinase sobre ellos, traedlos acá y delante de mi, dadles muerte. Y diciendo esto, siguió adelante…".

El sistema instaurado por el ejército, la monarquía absoluta, asesorada por los primeros asesores de imagen que ejercieron en España debido a la presión de Europa en el asunto del respeto al ciudadano, la iglesia, la nobleza y los nuevos ricos que la reconducción de las desamortizaciones habían creado, ya que se llevó acabo en forma de que solo los que ya tenían pudieron comprar tierras, y diseñado y ejecutado por Canovas del Castillo, basado en la constitución de 1876, el bipartidismo y la falsa democracia, se prolongó casi intacto hasta la muerte de Alfonso XII, en 1885.

Maria Cristina de Habsburgo asumió la corona en el mismo año y asesorada por Canovas dio el poder a los liberales. El mecanismo por el que las elecciones se decidían desde 1876, era mediante una lista elaborada por el Gobierno, con los diputados que tenían que ser elegidos (El encasillado) y otros nombres de la oposición. En las zonas rurales las listas eran remitidas a los caciques, que obligaban a votar a ciertas gentes. En las ciudades simplemente se amañaban los resultados.

Los liberales de Sagasta durante cinco años, 1885-1890, modernizaron la vida social. Se elaboró un nuevo Código Civil, derechos de agricultores y campesinos. Ley de Asociaciones, que favoreció el desarrollo de los partidos Dinásticos y el asociacionismo obrero. Se abolió la esclavitud en cuba. Y se implantó el Sufragio Universal Masculino, que el fraude electoral limitó.

Debido al apoyo del Vaticano y las jerarquías eclesiásticas a Alfonso XII, el Carlismo no recuperó el poder perdido y se convirtió en un movimiento ideológico, principalmente en Navarra y el País Vasco. Se dieron dos tendencias, los integristas de Ramón Nocedal, católicos y conservadores. Y los tradicionalistas de Vazquez Mella, pedían un cambio en la constitución que diera como religión del estado la Católica. Aprovechando la ley del Sufragio Universal Masculino y la Ley de Asociaciones obtuvieron algunos escaños en 1896. Como reacción a las medidas adoptadas contra el Carlismo, surgió una corriente contra el Gobierno que reivindicaba la lengua y la cultura vasca y estaban en contra del proceso de españolización al que eran sometidos.

Sabino Aranda configuró el primer Programa Nacionalista Vasco, defiende la Raza, el Catolicismo, los fueros, la independencia de las vascongadas, el euskera, el antiespañolismo, y las costumbres vascas, y llamó Euskadi a la patria de los vascos. En 1895 se fundó el PNV, ultra conservador, atacaba tanto a la clase dirigente vasca como al movimiento obrero. 

En 1898 el viejo régimen sintió algo mas próximo su fin, la perdida de las colonias como consecuencia del desastre de Cuba, aceleró la reacción de la sociedad  en respuesta a la opresión a los débiles y humildes, debido a que ellos habían padecido la represión económica que los años de costosa guerra habían impuesto y también habían puesto la sangre vertida, habían padecido las terribles enfermedades tropicales, y la carne podrida en vida de algunas de las miserias del nuevo mundo, todo por algo que no sentían suyo, las colonias al fin, eran nuevas tierras y esclavos para el amo común; las clases acomodadas pagaban en efectivo y libraban a sus hijos del servicio militar.

Los nacionalismos se vieron reforzados por la necesidad de las personas de acogerse a cosas con sentido, por el apoyo mutuo que el instinto tribal proporciona y como renuncia a los que creían culpables de sus miserias, la monarquía centralista. Los intelectuales, que sufrieron severamente la crisis de la conciencia nacional, influyeron intensamente en la divulgación de ideas de cambio en la ya sensibilizada sociedad de la época. Y junto a los escritores de la generación del 98 y con Joaquín Costa a la cabeza, pusieron en marcha lo que era una verdadera revolución en España, incentivar la educación, recordemos que en manos de la iglesia, con las enormes diferencias sociales que ello suponía, y la modernización de las estructuras para lograr el progreso.

               El gobierno maniobró para conservar las viejas estructuras del poder.

El primer intento de reforma del sistema canovista fue llevado acabo por Antonio Maura en 1907, intentó que la democracia dejase ser una falsa. Publicó la Ley de Administración Local, con ella pretendía el desmantelaje del caciquismo, pero se quedó solo en un proyecto. Titular de la corona desde 1902, la primera gran crisis que tuvo el reinado de Alfonso XIII provocó la caída de Antonio Maura en 1909; esta fue como consecuencia de la movilización de miles de reservistas catalanes para la nueva aventura colonial, en Marruecos.

La crisis fue conocida como la semana trágica de Barcelona.

               En Barcelona se desencadenó una ola de violencia y terror que contagió a otras ciudades. Curiosamente se acusó a los levantados de quemar iglesias y matar religiosos y un dato interesante es que tras la fuerte represión del Gobierno, el único ejecutado como responsable de los hechos fue el anarquista Francisco Ferrer, un pedagogo fundador de Escuela Nueva. Su ejecución, como ocurriera con Cayetano Ripoll, provocó violentas protestas dentro y fuera de España, que aumentó la mala imagen del Gobierno y la monarquía. La iglesia se mantenía en la sombra, manipulando a través de los poderes seculares y la corona, intentando a la desesperada como parecen demostrar hechos como el asesinato de Ferrer, contener las ansias de cambio y libertad de los activistas por los derechos del pueblo.

               La iglesia española ha aprendido a pasar desapercibida, pero su utilidad para el control de las masas, hace que los nobles y herederos la representen y encumbren hasta la entrega absoluta, de esta realidad recordaremos la figura de Claudio López Brú, el cual en la actualidad tiene abierto un proceso de beatificación a su nombre. Desde 1883 que se hizo cargo de la herencia paterna impulsó la Acción Católica en España. Entre otras muchas actividades patrocinó seminarios, convirtiéndose uno de ellos en la Universidad Pontificia de Comillas, y como Marques de Comillas participó junto al Conde de Romanones en el inicio de la guerra de Marruecos, con motivo de una mina propiedad de ambos, y por lo tanto uno de los verdaderos responsables de la semana trágica de Barcelona.

               El intento de Canalejas algunos meses después de salvar al país y a la monarquía, delata por las medidas adoptadas cuales eran los verdaderos problemas del país:

               Estableció un impuesto sobre rentas urbanas que gravaba a los ricos.

               Promulgó la Ley del Candado que impedía la entrada de nuevas       

               ordenes religiosas a España, tal era el problema que realmente

               representaba la iglesia, acaparadora e insaciable.

               Redujo la jornada laboral a nueve horas.

               Reguló el trabajo de la mujer.

               Distinguió entre huelga reivindicativa de derechos y huelga

               revolucionaria.

               Dictó la Ley de Mancomunidades Regionales.

               E hizo obligatorio el Servicio Militar, anulando las redenciones en

              metálico.

Canalejas fue asesinado en 1912.

El estallido de la Primera Guerra Mundial y la revolución rusa, influyeron en el resurgir de los militarismos exacerbados y la represión del movimiento obrero.

              La huelga de 13 de agosto de 1917 convocada por UGT y PSOE fue duramente reprimida, más de 200 muertos y más de 2000 detenidos por el ejercito, se declaró el estado de guerra; la represión mas dura se llevó acabo en Asturias y de allí fueron la mayoría de las victimas.

             Entre 1918 y 1923 los militares, apoyados por Alfonso XIII, provocaron 15 cambios de gobierno. El asesinato de Eduardo Dato, impuesto por el rey en 1913 y el nuevo desastre colonial en Marruecos, con la vergonzosa y ridícula derrota de la legión en Annuar, abría una nueva crisis en el sistema instaurado por Canovas del Castillo, casi 50 años atrás.

             El 13 de septiembre de 1923, Miguel Primo de Rivera, capitán general de Cataluña da un golpe militar. La Dictadura de Primo de Rivera contó con  el apoyo sin fisuras del ejército, la iglesia, los terratenientes y la burguesía; el rey Alfonso XIII apoyó el golpe militar.

            Primo de Rivera admiraba a Mussolini lo describió como "el apóstol de la campaña contra la anarquía y la corrupción politica".

            Debido a la bonanza económica internacional de los "felices 20" y la pacificación de Marruecos, con la aportación de Francia en el desembarco de Alhucemas en 1925, con la participación por cierto del tercio de legionarios del general Franco, Primo de Rivera se afianzó en el poder, abandonando la idea de transicionalidad. Se sustituyeron los gobiernos civiles por militares. Se fundó la Unión Patriótica, partido único formado por terratenientes, católicos y burgueses. Se formó una milicia nacional al servicio del régimen. Y se reprimió duramente el movimiento obrero. En el plano económico se puso en marcha el proteccionismo económico para favorecer a los empresarios españoles; entre otras actuaciones que debido a la bonanza económica se pudieron llevar acabo, se crearon monopolios que beneficiaban la política proteccionista: La Compañía Telefónica 1924 y Campsa 1927.

           Los socialistas y la UGT colaboraron con la dictadura llegando a ser Largo Caballero Consejero de Estado.

          Desde 1928 la dictadura, que había desperdiciado la bonanza económica de los años anteriores en favorecer a los poderosos, católicos, terratenientes, etc., vio como arreciaban las críticas por la depresión económica; en 1929 ocurrió el Crack de Wall Estreed. Los oficiales del ejército fueron retirando su apoyo a la dictadura. Alfonso XIII, influido por el ejército retiró su apoyo a la dictadura, provocando la dimisión de Primo de Rivera el 28 de enero de 1930.

          Alfonso XIII intentó volver a los tiempos de la restauración, desempolvando la constitución de 1876, pero el cambio era inevitable.

         Nació un comité revolucionario que hizo caer la monarquía. La iglesia que durante los últimos 60 años había realizado una ardua labor de zapa en la sociedad española, afianzando su poder y sus posesiones y eternizando su presencia a través de la educación de futuros, se vio sola frente al pueblo que durante siglos había esclavizado, subyugado, encarnizado.

         Mientras aquí en España, se llegaba al final del viejo régimen, a la sombra del cual la iglesia había prosperado a pesar de las distintas desamortizaciones, en Italia desde mediados del siglo XIX la iglesia inicia un declive del que no se recuperará, al menos en la forma original;  en 1848 los militantes de Circolo, instigados por Cicerauchio, hacen notar al pueblo la indiferencia de los Estados Pontificios ante el dominio de los austriacos en la península. Pese a la revolución del 8 de febrero, Pio IX no declaró la guerra a Austria, el asesinato de su primer ministro, el conde Rossi, precedió a la ocupación del 16 de noviembre, el Quirinal fue tomado y un prelado fue muerto en el asalto. Pio IX huyó a Nápoles y Roma quedó en manos rebeldes. La nueva república abolió el poder temporal el 9 de febrero de 1849, aunque en junio Pio IX regresó a su sede cubierto por las tropas francesas. En 1861, Víctor Manuel II de Saboya se declara rey de Italia y establece su capital en Florencia. En 1870, abandonado Pio IX por el   protectorado francés, el general Cadorna entra en Roma al mando de 50.000 hombres, sin oposición alguna. Desplazado del Quirinal por Víctor Manuel II, Pio IX se refugia en la villa de Castel-Gandolfo. El poder temporal de la iglesia en Italia había llegado a su fin, y no volvería a resurgir hasta 59 años después, con el advenimiento del Fascismo.                              

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)